UNICEF PIDIO QUE LOS CANDIDATOS DIGAN CÓMO VAN REDUCIR LA POBREZA INFANTIL

A dos semanas de las elecciones nacionales, UNICEF lanzó una campaña para que los candidatos a presidente expliquen a la sociedad cómo van a combatir la problemática más urgente del país: reducir la pobreza infantil. Según datos oficiales difundidos por el INDEC, el 53% (casi siete millones) de los niños, niñas y adolescentes de Argentina están creciendo en la pobreza. Casi un millón y medio vive en la indigencia.

#LaDeudaEsConLaNiñez. Así se llama esta campaña que lanza UNICEF en el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño y que acompaña con el documento “Elecciones 2019: La Deuda es con la Niñez y la Adolescencia”, que tiene como objetivo posicionar ocho prioridades que deberían ocupar un lugar central en el debate electoral y en la agenda del próximo presidente y de las y los Gobernadores.

“La pobreza en la niñez es un problema estructural que va más allá de la falta de ingresos. Ser pobre es no asistir a la escuela o hacerlo a edad tardía; no contar con acceso al sistema de protección social; vivir en casas inadecuadas y sin agua potable; no acceder a los servicios de salud correspondientes ni a políticas de cuidado, entre otras carencias”, aseguran desde UNICEF. Y a su vez sostienen que la pobreza es un problema erradicable.

 “Un país que le da la espalda a su infancia, le da la espalda al presente y al futuro. Les pedimos a todas las ciudadanas y ciudadanos que se unan a la campaña #LaDeudaEsConLaNiñez y pidan a los candidatos que la infancia y la adolescencia sea un tema prioritario en sus propuestas electorales, y en la implementación de políticas”, dice Luisa Brumana, Representante de UNICEF Argentina.

“Además del número, para un niño ser pobre también es no poder ir a la escuela, no tener acceso a la salud o a la Justicia, tener malnutrición, no tener cuidados -agrega Brumana-. En Argentina es una deuda estructural. La pobreza no bajó nunca del 30 por ciento en los últimos 30 años que estamos analizando. Y Argentina firmó la Convención de los Derechos del Niño, con lo que está obligada a respetar y garantizar sus derechos”.

“Casi siete millones de niños, niñas y adolescentes viven en situación de pobreza. Casi un millón y medio no cubre la canasta básica alimentaria. La pobreza tiene que ver con la manifestación de las privaciones, tiene que ver con el acceso a la salud, la educación, la Justicia, el sistema de cuidados”, explica Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social de UNICEF.   

Que la pobreza es no tener acceso al sistema de protección social. Más de un millón de chicas y chicos no cuentan con acceso al sistema de protección social y gran parte debería estar cubierta por la Asignación Universal por Hijo. Cada año, cerca de 300 mil chicas y chicos pierden el derecho a la AUH por problemas para certificar el cumplimiento de condicionalidades: “El próximo gobierno enfrenta el desafío de asegurar una cobertura universal y mejorar los mecanismos de actualización para garantizar que todas las familias cuenten con ingresos para salir de la pobreza”.

Que la pobreza es no acceder a un sistema de cuidados en la primera infancia. Sólo el 21% de los chicos y chicas entre 0 y 3 años accede a servicios de educación y cuidado: “Se requiere implementar la Estrategia Nacional de Primera Infancia que amplíe la cobertura, fortalezca la oferta de servicios con calidad y avance en una nueva Ley de licencias por maternidad y paternidad, equitativa en términos de género”.

Que la pobreza es no contar con acceso universal a la educación inicial. El Estado argentino realizó avances importantes en la ampliación del acceso al nivel inicial: “Sin embargo, persisten desafíos para garantizar a todos los niños y niñas una educación inicial de calidad, en la cobertura (obligatoria) de la sala de 5 y 4; y en el acceso (opcional) de los niños y niñas de 2 y 3 años”.

Que la pobreza es ser adolescente y no acceder a la escuela, o hacerlo y no aprender. Más de 500.000 adolescentes están fuera de la escuela, y solo 1 de cada 2 de los que ingresan, logran terminarla en los plazos esperados. 7 de cada 10 no alcanzan un nivel satisfactorio en matemática y 4 de cada 10 en lengua: “Es necesario que los gobiernos electos aseguren más y mejores condiciones para enseñar y aprender, y profundicen el desarrollo de modelos educativos innovadores para garantizar que todas y todos accedan a saberes y habilidades claves para su presente y futuro”.

Que la pobreza es ser adolescente y enfrentar inequidades en el acceso a la salud. El 70% de los embarazos de madres de menos de 19 años no son intencionales. De estos embarazos, 2.500 son de niñas menores de 15 años que, con elevada probabilidad, sufrieron un abuso sexual: “Sostener el Plan Nacional de Prevención del Embarazo no Intencional en la Adolescencia (Plan ENIA) y fortalecer la estrategia de Asesorías en Salud Integral en Escuelas Secundarias es clave para la agenda del próximo gobierno”.

Que la pobreza es ser niño, niña o adolescente y sufrir malnutrición. La malnutrición se expresa tanto en problemas de desnutrición como de sobrepeso y obesidad. En Argentina el 41,1% de la población entre los 5 y los 17 años tiene sobrepeso y obesidad: “Reducir estos índices requiere medidas de etiquetado de alimentos, políticas fiscales, regulación de la publicidad y campañas de comunicación”.

Que la pobreza es ser niña o niño y sufrir violencia física, psicológica o emocional. El 70% de los hogares usa métodos de crianza violenta, como agresiones verbales y castigo físico. Las chicas y chicos sufren violencia también en la escuela, en las redes sociales, en los clubes: “Es clave fortalecer los Servicios de Protección Integral e implementar campañas de prevención, entre otras medidas”.

Que la pobreza es ser adolescente y no acceder a un sistema de justicia inclusivo. Las y los adolescentes privados de libertad forman parte del sector más vulnerable de la sociedad: el 28% vivió en la calle y el 78% tuvo dificultades para asistir a la escuela, entre otras problemáticas: “Es prioritario contar con una Ley de Justicia Juvenil en línea con los estándares internacionales y que no baje la edad de imputabilidad”.

El análisis de UNICEF cubre los últimos 30 años por los 30 años de la Convención. Consultado por la gestión de gobierno de estos últimos cuatro años, Waisgrais responde: “Si hacemos un balance vemos que la pobreza subió del 27 al 35 % y que llega al 53% de los niños. Genera muchísima preocupación. El presupuesto para el 2020 para partidas sociales no alcanza a la inflación”. Y propone subir algo más de un punto del PBI que se destina para la AUH: “pasar del 0,6 al 1.8 permitiría erradicar el hambre”.
CLARIN, MARIANA IGLESIAS MIERCOLES 9 DE OCTUBRE SECCIÓN SOCIEDAD

UNICEF ya pidió audiencia con todos los candidatos a presidente.