Leve baja de la tasa de mortalidad infantil en la ciudad

En 2017, fallecieron 48 bebés menos que en 2016

Fabiola Czubaj

24 de mayo de 2018

La tasa de mortalidad infantil se redujo en la ciudad medio punto el año pasado con respecto de 2016, lo que se traduce en 48 decesos menos de menores de un año, según informaron las autoridades porteñas junto a representantes de Unicef Argentina.

La cifra más baja registrada desde 1990 fue la de 2015, cuando murieron 6 bebés por cada 1000 nacidos vivos. Al año siguiente, la mortalidad infantil volvió a aumentar en la jurisdicción: ese año, se acercó más a la de 2014, con una tasa de 7,2, con 282 decesos registrados.

En 2017, murieron 234 bebés; la tasa fue de 6,7, aún por encima del menor valor histórico local. Las comunas 4, 5,7 y 8 superan el promedio, sobre todo La Boca, Barracas, Parque Patricios y Nueva Pompeya (Comuna 4) y Villa Soldati, Villa Riachuelo, Villa Lugano (Comuna 8), donde es de 8,9.

El bajo peso al nacer y las malformaciones congénitas son las dos principales causas de mortalidad infantil, de acuerdo con el análisis de los datos que aún está en curso, según coincidieron las ministras Ana Bou Pérez, de Salud, y Guadalupe Tagliaferri, de Desarrollo Humano y Hábitat.

Embarazos complicados

La mitad de las muertes en el primer mes de vida (neonatales) asociadas con los defectos congénitos surgieron de embarazos que difícilmente pudieran tener otro resultado dada su gravedad, según precisó Ana Speranza, consultora del Departamento Materno Infantil del Ministerio de Salud porteño.

En el informe “La mortalidad infantil de la ciudad en el período 2015/2017”, de la Dirección General de Estadística y Censos, el análisis indica que en ese trienio bajaron las causas de muerte que se pueden reducir mediante el acceso a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento oportunos en los primeros 28 días de vida.

“El descenso en la mortalidad reducible se explica por la baja de la mortalidad del período perinatal (entre el séptimo mes de embarazo y los primeros siete días de vida) y, en menor medida, por las causas asociadas al tratamiento clínico y quirúrgico”, se lee. En cambio, el año pasado, “la mortalidad posneonatal subió levemente con respecto de 2015”. Lo atribuyen a un aumento de las complicaciones evitables.

Por: Fabiola Czubaj

Diario la Nación 24 de mayo 2018

Pagina 35 Sociedades